3 causas que impiden que encuentres tu propósito de vida

¿Por qué tan pocas personas tienen claro cuál es el propósito de su Vida? Aunque toda persona con un verdadero interés en su crecimiento personal se hace las grandes preguntas como “¿Cuál es mi misión en de Vida?”, o “¿Qué vine a hacer?”, muy pocas encuentran las respuestas que buscan. Este artículo revela las causas que podrían ser los responsables de los bloqueos y trabas que también dificultan a tu vida.

Te comparto la fascinante historia de la transformación de Jenny, una mujer buscadora en sus 40 años. Aunque había ido a una decena de cursos de crecimiento personal y espiritual, ella seguía teniendo bastantes miedos y sintiendo un gran vacío interno.

Ella se comparaba y decía que no sabía conectar con su parte divina y se repetía internamente “Todo el mundo tiene una gran conexión espiritual, menos yo”. Se sentía muy mal por no saber conectar consigo misma o su propósito, y aun sabiendo que se debería querer más a sí misma, admite que le costaba aceptar y amarse.

Hoy en día da pasos firmes en la senda que ella denomina “mi camino a CASA”, pudiendo reservar espacios en el día para conectar con ella misma, habiendo suelto sus exigencias y abierto las puertas hacia la calma, la sabiduría y la luz interior.  ¿Cómo lo ha podido lograr?

Cuando tenemos la claridad acerca de nuestro propósito de Vida y descubrimos las causas que impedirían la manifestación de nuestra misión, podemos dar un paso gigante hacía la propia transformación y la plenitud.

Jenny no solo reveló su propósito o fomento su conexión interna, sino comprendió que le obstaculizó en el pasado.

Este artículo te ayudará a no caer en las trampas del eterno buscador o de las personas que bloquean subconscientemente su conexión espiritual, te permite comprender como dejar de generar nuevos problemas y alinearte con la mejor versión de ti.

¿Cuáles son las causas que impiden vivir tu misión?

¿Por qué no puedes encontrar o expresar tu propósito de Vida?

Nuestra plenitud, alegría, calma, espontaneidad, creatividad y fluidez se ve gravemente afectada por las siguientes causas:

1. La desconexión sufrida en la infancia y el condicionamiento del pasado

  • Experiencias dolorosas o traumáticas en el pasado, particularmente la infancia
  • El condicionamiento familiar y social
  • Acoso escolar
  • Exigencia por parte de los padres o profesores
  • Presión de los pares o amigos para encajar, ser aceptado o querido
  • Abusos emocionales o físicos

Consecuencias inconscientes de esta clase de experiencias:

Con el intento de no sentir el dolor de las circunstancias, desarrollamos patrones reactivos de protección: nos encerramos, nos defendemos, nos desconectamos de nuestros sentimientos, preferimos negar el dolor o proyectarlo en el afuera.

Al buscar la aprobación de los padres o amigos, cedemos nuestro poder y nos desconectamos de la autoridad interior. La guía que orienta nuestro actuar pasa del plano interno al plano externo. Creamos una fuerte dependencia.

Segunda causa que impide encontrar o vivir la misión de Vida:

2. Nuestro modo de reaccionar ante los problemas

¿Cómo sueles reaccionar ante las dificultades?

Cuando la circunstancia o alguna persona te hacen enfadar, ¿realmente mantienes la calma, vas para dentro, reconoces tus emociones, contestas amorosamente, buscando el mayor bien de todos los involucrados? Me temo que no.

El modo como hemos aprendido a reaccionar representa un obstáculo gigante para la manifestación de nuestra misión. Puntualmente, las causas que más imposibilitan nuestro avance son:

  1. la no-aceptación de las circunstancias presentes,
  2. la queja o el lamento
  3. la comparación
  4. la critica
  5. el rechazo, el enojo o la negación
  6. la resistencia o la lucha
  7. la postergación

Reacciones así son típicas, hasta “normales”, pero son patrones del ego que la mayoría de la sociedad está empleando para lidiar con las dificultades sin reconocer las graves consecuencias que conlleva este modo inconsciente o aprendido de responder a los desafíos de la vida.

Solemos rechazar lo que no nos gusta, pelearnos con aquello que juzgamos injusto, insistir para mostrar que tenemos razón, quejarnos de nuestros males o negar ciertos sentimientos, postergar lo que nos cuesta y luchar en contra de aquello que no queremos en vez de ir por aquello que realmente anhelamos…

¿Cuáles son los resultantes de este comportamiento?

Estos patrones reactivos evocan de nosotros un estado mental, emocional y energético “negativo”, nos bajan la frecuencia vibratoria, hacen a que emanemos una calidad de pensamiento, emoción y vibración baja o densa que nos conecta con un estado general de malestar desde el cuál se nos cierra la puerta del acceso a la creatividad, la inspiración, la compasión, la paciencia o la capacidad resolutiva.

Al contrario, nos alineamos con una vibración u “onda” que atrae más circunstancias de la misma calidad vibratoria, nos une a más problemas que están en la misma línea de aquello que emanamos o damos (subconscientemente) al mundo.

¿Por qué actuamos de modo negativo?

La mente quiere controlar que las cosas salgan bien, quiere sentirse capaz, estar por encima de las circunstancias, quiere tener razón y librarse de la adversidad.

Sobre todo, quiere evitar sentir el dolor, es por eso que lo reprime o niega. Tiene miedo del dolor, por tanto, no se predispone para atravesar el dolor o enfrentar los miedos.

Como consecuencia nos desconectamos de nuestras virtudes, como:

  • la creatividad,
  • la inspiración,
  • la motivación,
  • la energía,
  • el Amor,

Perdemos de vista las cualidades de nuestra Esencia.

3. Nuestros hábitos y costumbres.

¿Qué causas y hábitos son las más importantes entre aquellos que impiden cumplir con tu misión?

Descúbrelo en el siguiente vídeo:

¿Qué más impide vivir tu misión?

Más que solo exponerte los conceptos, querido lector, querida lectora, quisiera que hagamos un ejercicio práctico para que podamos generar los cambios que buscas en tu vida. Apúntate en un papel tu respuesta a la siguiente pregunta:

¿Por qué crees que no puedes encontrar, vivir y expresar tu Misión de Vida?

  • ¿Cuáles son tus causas o explicaciones?

Realmente tomate un minuto para dejar por escrito tus pensamientos ya que el anotar permite ponderar sobre el juicio mental. Si se quedan en el plano mental, las ideas son mucho más volátiles. Sin el hecho de ver las creencias sobre el papel, no somos capaces de detectar el cambio necesario ni de elegir una alternativa mejor.

¡Te veo! ☺ ¡Ánimos! Si realmente te interesa conectarte con tu propósito, hazte el espacio para realizar el ejercicio.

  • ¿Qué puede tener más importancia que el guión de tu vida?

Apunta tus respuestas.

Agrega algunas ideas más:

  • ¿Cuáles crees que son los obstáculos o las causas que no te dejan manifestar tu propósito?

¿Con qué te encontraste? ¿Tiene sentido lo que ves escrito? ¿Es verdad? ¿Son ideas tuyas o que cogiste de tus padres, profesores o amigos? ¿Eliges tener estas creencias?

Lo que suelen compartir los alumnos de nuestros cursos son sus dificultades con el auto-sabotaje, constantes dudas o miedos, falta de tiempo (que no es otra cosa que la falta de priorización de lo prioritario) o la resistencia para salir de la zona de confort.

 

¿Cómo salir de estas trabas? ¿Cómo superar los obstáculos?

  1. Desidentificarte de tus pensamientos, recordando que lo que la mente piensa y dice no es necesariamente verdad. “Permito a que mi mente piense lo que piense sin pelearme con ella, sin tomarla demasiado en serio. Elijo observarle. Escojo mis pensamientos y sentimientos más conscientemente a partir de ahora.”
  2. Determinar y anclar las nuevas creencias que fundamentan el protagonismo y la capacidad de crear la propia vida a elección. Por ejemplo:
    • “La vida siempre me provee lo que necesito.”
    • “Me merezco el amor, la salud y la prosperidad. Me abro a recibir las bendiciones de la vida.”
    • “Activo y ejercito las cualidades de la confianza, determinación, seguridad y convicción”
    • “Conozco y priorizo las prioridades de mi Alma.”
    • “Decido aprender lo necesario para generar y protagonizar los cambios que quiero ver realizados en mi vida.”
  3. Ver los problemas no como un obstáculo, sino como una invitación de la vida a crecer y desarrollar nuevas virtudes y fortalezas. “Elijo ver la oportunidad y el aprendizaje posible en cada situación, incluso en dónde nadie más lo ve.”
  4. Practicar la no resistencia, dejando de luchar y resistir a aquellas cosas que no le gustan a la mente. Cultivar el desapego.
  5. Fomentar la capacidad de la autoobservación y de la elección consciente del propio estado interno (mental, emocional, energético y vibracional) para poder atraer lo que quieres en vez de aquello que no quieres.
  6. Realizar el trabajo interno imprescindible: Enfrentar la propia sombra, las debilidades o los miedos. Conocer el ego o la mente. Meditar. Sanar las heridas del pasado, del Niño interior y del Sistema Familiar mediante un trabajo terapéutico o, como mínimo, mediante las meditaciones diseñadas para este fin. (Meditación de la Sanación del Niño Interior y Meditación de la Sanación del Sistema Familiar)
  7. Comprender la dirección del cambio de la actualidad. Cuentas con un resumen de hacia dónde va el cambio a partir del minuto 32:29 del vídeo de arriba.
  8. Aprender a aumentar la propia energía y frecuencia vibratoria. Por ejemplo, mediante el estudio acerca de cómo canalizar y abrir los Registros Akáshicos. Cuentas con un curso introductorio gratuito aquí.)

¿Qué es lo mínimo que has de hacer para vivir tu misión?

Si hubiese una sola cosa que tendrías que realizar sí o sí para dar un salto en tu camino evolutivo, ¿cuál sería?

Sin lugar a duda, la decisión de encontrar tu propósito y realizar lo necesario para hallarlo. Aquí cuentas con una ayuda importante (gratuita):

Entra en www.cursopropositodevida.com para obtener acceso a los tres archivos que te detallan los pasos para descubrir tu propósito.

 

Conclusión

Las múltiples causas que no te dejan encontrar o vivir tu misión, como

  • la incapacidad para observar y elegir a conciencia el estado interno,
  • la desconexión de las virtudes de la Esencia,
  • el desconocimiento de los patrones del ego o de los propios modos reactivos,
  • la baja frecuencia vibratoria,
  • la falta de voluntad para hallar el propósito, entre otros,

se pueden superar con la voluntad para aprender las lecciones implícitas y la decisión de aceptar y amarse tal cual uno es. No hace falta haberlo resuelto todo ya, ni tener una sonrisa en la cara durante todo el día. Eso sería ilusorio. Pero sí, se requiere la actitud necesaria para dar un paso delante- Y por qué no el día de hoy. Aquí cuentas con la herramienta para descubrir tu propósito en 3 pasos.

 

¿Cuál es tu decisión?

 

Me encantaría que me comentes tu decisión en el campo del comentario abajo. O bien puedes mencionar en qué te sirvió el artículo.

Muchas gracias por compartir el artículo por si te haya gustado.

Un abrazo,

Johannes

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies