Hay diferentes escuelas con diversas miradas sobre este tema. Según mi experiencia considero al Guía Espiritual, también llamado Ángel Guardián, aquel Ser de Luz que te acompaña, te protege, te inspira durante tu Vida. Es una hermosa conciencia muy evolucionada que trascendió las limitaciones de las encarnaciones físicas y decidió acompañarte en tu viaje terrenal para apoyar tu desarrollo sin interferir en tu libre albedrío. Este Ángel Guardián o Guía Espiritual es específicamente para ti y tu vida, no suele estar disponible para otros humanos. Normalmente tenemos dos, uno más femenino a nuestra izquierda y uno más masculino a nuestra derecha.

Un Maestro Ascendido es otro Ser de Luz, que trascendió los aprendizajes en el plano físico, igual que los Guías, pero está disponible para todos los Seres Humanos, ejemplos serían Jesús, Buda, Krishna, Saint Germain etc. Ellos acuden a todo ser quién lo llama o invoca, comparten sus bendiciones, inspiraciones y virtudes con nosotros para que podamos descubrir los misterios de la unidad y la divinidad como ellos lo han hecho.

El Ser Superior, en mi punto de vista, es nuestra esencia divina, nuestro Dios interior, nuestra Diosa interna. Somos nosotros en nuestro más puro y elevado estado. Es decir, eres tú mismo con muchos miles años de evolución, sin los problemas de tu situación presente o la mente limitada, eres tú en tu máximo esplendor.

Es nuestro desafío aprender las lecciones de nuestra vida, soltar apegos, dependencias y la densidad del ego para dar lugar a estas facetas sutiles y superiores de nuestra conciencia. Al avanzar en nuestro sendero evolutivo del alma tendremos cada vez más facilidad para aportar nuestro granito de arena al bienestar terrenal. Nos sentiremos cada vez más acompañados, inspirados, creativos y dichosos, solo hace falta hacer nuestra parte, aprender a amar más incondicionalmente y manifestar las virtudes de nuestra esencia espiritual en la vida cotidiana. Tenemos cada día la oportunidad de alinearnos con nuestros principios divinos, la honradez de nuestro Ser y soltar la voluntad del pequeño yo que prioriza pequeñeces. El ser grande, un alma magnánima, un Mahatma o Maestro, se demuestra en nuestros pequeños actos, en el servicio, la humildad, el aprecio de todo lo que tengo, el descubrimiento de lo sagrado de la Vida. Cuando decidimos celebrar nuestra existencia y amar cada acontecimiento, más allá si nos guste o no, manifestamos la madurez espiritual, emanamos las virtudes de nuestro espíritu.

¿Toda persona se puede comunicar con un Guía Espiritual o Maestro Ascendido?

Por supuesto toda persona tiene el derecho y la posibilidad de conectarse. Todo ser está acompañado por seres de Luz, pero no todos pueden (o quieren) percibir su presencia y recibir sus bendiciones por diferentes razones: a) no creen que existen, por tanto esta creencia representa la barrera que inhabilita la conexión. b) no desarrollaron los sentidos extrasensoriales para captarlos. c) no saben aumentar su frecuencia vibratoria a un nivel suficientemente alto como para posibilitar una comunicación más clara. d) quieren controlar el proceso demasiado, por tanto no dan lugar a la inspiración, que necesita un espacio mental abierto.

Entonces, ¿qué puedes hacer? Ayudaría incorporar ciertas técnicas para aumentar la frecuencia vibratoria, purificar el canal, liberar los apegos y tener seguridad con respecto a cómo entrar en los reinos de la conciencia superior o los Registros Akáshicos.

Podrías comenzar con la realización de la Meditación de la Purificación de tu canal, que encuentras al costado derecho de la página. Su práctica ya ayudaría mucho para fomentar tu conexión.

¡Cuéntame abajo cómo te está yendo tu conexión hasta ahora!

Un abrazo

Johannes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies