133158300366652

¿Por qué la gente compra como loca, almacena papel higiénico y suministros y cae en una gran histeria por el coronavirus?

El miedo por enfermarse, la duda ante la incertidumbre, la pérdida de control, la sensación de la impotencia genera una ansiedad que las personas intentan “solucionar” comprando suministros, no encontrando otra manera de sentirse mejor que aferrarse a controlar las pocas cosas que están dentro de sus manos: el hogar, la provisión, la rutina de casa.

Al no poder controlar el mundo externo, se busca controlar el pequeño mundo que sí puede gestionar, llenando la despensa sería un intento de conseguir la anhelada tranquilidad interior. Al miedo de enfermar o morirse, potenciado por las noticias, se suma el miedo de quedarse sin suministros, por consecuencia brota el instinto básico de supervivencia “Si me quedo sin comida, me voy a morir” y la consecuente actitud “Tengo que actuar rápido”.

Esta reacción poco racional e histérica revela nuestra dificultad para lidiar con la incertidumbre, nuestra falta de creatividad para sentirnos seguros, nuestro velar por nosotros mismos un tanto egoísta.

¿Si la compra compulsiva no es la solución, qué hay que hacer?

  1. No huir del malestar interno, queriendo compensar con acciones precipitadas. Aceptar que hay un miedo, reconocerlo.
  2. Aprender a gestionar, trascenderlo a nivel interior. Link a la solución práctica: ¿Cómo puedes superar el miedo al coronavirus?
  3. Hablarlo con seres queridos o terapeutas.
  4. Evitar fuentes de información que fomentan la ansiedad, noticias o personas muy preocupadas, con mucho miedo.
  5. Planificar una compra razonable, con cabeza y sentido, para un máximo de 2 semanas de suministro, comprando únicamente lo realmente necesario, repasando lo que hay en casa, siendo responsable y velando también por el bien de los demás.

1er paso: La comprensión del miedo a nivel social y psicológico.

Más allá del miedo individual, está el miedo colectivo, como una frecuencia radial, una “música” de temor, incertidumbre, ansiedad, generada por muchas personas con estos sentimientos y fomentada por los medios. Caemos fácilmente en el mismo sentir si no generamos un cambio interior.

¿Qué es el miedo entendido desde la psicología y ciencia?

El miedo se podría definir como reacción emocional producida ante un peligro o una amenaza. Es una emoción primaria caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado, que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza.

¿Cuál es el efecto del miedo en nuestro interior?

Si tenemos algún miedo, algún temor, nuestro interior no puede dejar de registrar su presencia en nosotros. La energía del miedo genera un proceso de tensión, de retracción, de ir para atrás, de reducción de la fuerza vital. El cuerpo y la mente subconsciente necesitan y buscan maneras de liberar esta tensión para volver al equilibrio.

La palabra clave en la definición es la percepción. El miedo rara vez indica un peligro real para la supervivencia física. Más bien es la interpretación mental, una etiqueta de nombre “peligro” condicionada por el contexto o el pasado. Pero se siente igual de real, ya que nuestra mente y nuestro cuerpo no pueden distinguir entre un acontecimiento vívidamente recordado o imaginado y la realidad presente. El pensamiento desencadena reacciones químicas, hormonales en el cuerpo que se manifiestan como emociones. La secreción hormonal es la misma, en el caso del miedo, la adrenalina o el cortisol (entre otros) nos preparan para la huida o el ataque.

Las maneras de reaccionar ante el estímulo amenazador o afrontarlo serían:

  1. Inmovilizarse,
  2. amenazar o atacar,
  3. retirarse, y
  4. tratar de evitar el ataque del otro.

¿qué te pasa a ti cuando tienes miedo?

Date el permiso de llevar la atención un momento hacia tu interior para darte cuenta lo que acontece dentro de ti.

  • Observa tus pensamientos y sentimientos.
  • ¿Puede ser que pensaras que lo ocurrido o la situación actual no es correcta o debiera ser de otra forma?

Posiblemente identificaste como causa principal del miedo a la circunstancia que estás o estabas viviendo, ¿no es cierto?

Normalmente toda nuestra atención está captada por las condiciones externas y problemas de lo que viene de afuera hacia nosotros. Aprendimos a lidiar con los problemas del mundo exterior sin ver la estrecha relación con el mundo interno. El foco de la atención está en lo que acontece en nuestra situación de vida, la sociedad, las relaciones, la familia, el trabajo… y somos poco conscientes de las reacciones interiores, los sentimientos y pensamientos que se disparan al interactuar con el exterior. Sin esta observación es difícil vivir consciente y plenamente ya que reaccionamos al mundo de forma automática en vez de elegir la respuesta interior conscientemente.

Mientras que asumes que son los demás o la circunstancia que causan que estés mal, vives en el paradigma de la víctima que culpa a las circunstancias por tu sentir. Tu mente en este caso genera pensamientos a los que das fe, les otorgas validez y sigues su flujo sin intervenir atentamente. En este momento no te das cuenta de cómo te estás identificando con tu proceso de pensar, no llegas a notar que te estás perdiendo en el mar de pensamientos relacionados con la situación exterior, y puede que te hundas en un charco de pensamientos, sentimientos y percepciones…

¿De qué te das cuenta al observar tus pensamientos?

Tomate este instante. ¿A qué conclusiones llegas?

 

Si, al contrario puedes asumir que las emociones suelen ser un reflejo de la mente en el cuerpo y tienen mucho más que ver con la percepción, la interpretación y el modelo mental, nuestra personalidad que con los hechos de las circunstancias reales, puedes iniciar cambios, hacerte responsable de tu mundo interior y elegir sentirte diferente con el uso de las herramientas psicológicas adecuadas. (Link a la solución práctica: ¿Cómo puedes superar el miedo al coronavirus?)

Los sentimientos no vienen de la nada, sino que están condicionados por la mente. El miedo ante un peligro físico inminente es visceral, inmediato, no pasa por la mente o el neocortex, pero el miedo psicológico, como en el caso del coronavirus, sí se genera por pensamientos asociados, miedos a la muerte, miedo a no sobrevivir, miedo a perder el control, miedo a la incertidumbre etc. En este caso el miedo se genera por pensar en lo que falta, en lo que puede ir mal, en lo que podrá pasar etc.

Veamos el ejemplo de la preocupación o ansiedad, yo no puedo sentirme ansioso/ansiosa sin haber tenido un pensamiento de preocupación. No puedo sentirme solo sin haber tenido un pensamiento acerca de la soledad. No puedo enojarme sin haber tenido una expectativa previa que juzgué que haya quedado incumplida… no me enfado sin pensar que lo ocurrido ha sido injusto…  La mente y las emociones están estrechamente ligadas.

Rara vez somos conscientes de nuestros miedos y las tendencias de procurar tener razón o mantener las cosas bajo control, buscar la seguridad o el reconocimiento. Sin embargo, son precisamente estos apegos y miedos los que nos engendran los conflictos, que nos frenan en el bienestar emocional, el desempeño exitoso, la experiencia de relaciones satisfactorias o la salud plena.

La reducción del miedo, la solución pasa por la exploración de nuestros patrones mentales, nuestro ego, nuestra sombra y nuestras creencias. Implica el desarrollo de la persona que realmente queremos ser y requiere la voluntad y fuerza de acción para generar los cambios internos necesarios.

En concreto, ¿qué puedes hacer?

  • Alivianar el malestar personal y colectivo mediante la superación de tu propio miedo.
  • Dejar de resistir, luchar, controlar, forzar la situación, practicando la aceptación, la asimilación, integración y trascendencia del miedo.
  • Elevar tu propia frecuencia vibratoria, el grado de confianza, bienestar y amor, irradiando las virtudes de tu Esencia hacia tu familia y entorno, por ejemplo, mediante la meditación, la bendición o la oración afirmativa, colaboradora (no de petición). (El ejercicio meditativo más poderoso que conozco en este sentido sería el Barrido Energético. (Detalles: da clic aquí)
  • Acompañar a tus seres queridos desde la calma, la escucha, la paz interior.

¿De qué manera puedes profundizar en tu capacidad de superar los miedos a aportar bienestar a tu entorno?

Si quieres ir más allá y superar miedos pendientes con una guía paso a paso, puedes practicar las herramientas ofrecidas en el Curso online: “¿CÓMO SUPERAR LOS MIEDOS DESDE TU CASA?». El detalle y link estarán disponibles en breve.

¿Cuál es tu mirada con respecto al miedo y cuál sería el tuyo?

Coloca tu comentario abajo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies