¿Cómo manifestar tu propósito de vida y convertirte en ejemplo inspirador para los demás?

Todos soñamos con ser alguien importante, reconocido o por lo menos feliz. ¿Pero por qué solo unos pocos llegan a lograrlo? ¿Qué hace que una persona pueda cambiar el rumbo de su vida? ¿Cómo realmente manifestar el propósito de vida con grandeza?

Tenemos la suerte de que no somos los primeros que nos hacemos estas preguntas. Hubo investigadores y escritores de mucho nivel que nos abrieron el camino. Quiero introducir aquí la obra clave de uno: Miguel Ruiz.

Una guía muy clara y sencilla para manifestar la grandeza del Ser la desarrolla Miguel Ruiz en su famosa obra los “4 Acuerdos” llena de sabiduría tolteca. Posiblemente ya lo has leído, sin embargo, la práctica de estos sencillos acuerdos son fundamentales para poder expresar nuestra misión de vida, por eso quiero compartir contigo un breve resumen. Agrego algunas afirmaciones y un ejercicio, ¡ojalá con esto nos acordemos de ellos cuando más los necesitamos, ¡en los momentos de aprietos!

El Dr. Ruiz nos hace conscientes del poder de nuestra mente, de los acuerdos que hacemos con nosotros mismos o aceptamos desde afuera sin suficiente discernimiento. Sin tomar conciencia del condicionamiento social o como él lo llama la domesticación, quedamos atrapados en un mar de autojuicio, sobreexigencia, sobreadaptación y sufrimiento. Sin revertir esta condición no habrá camino hacia la libertad del Ser. Su estrategia de salida es romper con los acuerdos que nacen del miedo y elegir conscientemente aquellos acuerdos que nos revitalizan y nos devuelven nuestro poder y amor.

1º ACUERDO

Sé impecable con tus palabras.

Nuestras palabras tienen el poder de hacer milagros o de hechizar a alguien, sobre todo evocan toda clase de emociones. Si decimos “eres feo”, “eres estúpido”. “no serás capaz” con convicción, podríamos plantar semillas en el otro que traen frutas de mucho malestar. Influenciamos en la autoestima más de lo que pensamos.

Y esto no vale solo para los demás sino para nosotros mismos. Con las palabras emitidas y las palabras pensadas somos capaces de crear euforia y esperanza o duda y miedo.

Al hacer consciente su enorme poder, utilizaremos las palabras más sabia y amorosamente, haciéndonos plenamente responsables. “Si eres impecable con tus palabras solo podrás engendrar belleza, amor y el cielo en la Tierra”. Aquí una afirmación y decisión que nos ayudará a tener este acuerdo presente: “Declaro mi intención de cuidar, honrar y usar sabiamente mis palabras, realizando solo aquellos acuerdos o promesas que sé que voy a cumplir.”

2º ACUERDO

No tomes nada personalmente

Miguel Ruiz nos hace recordar que todos vivimos nuestro propio sueño en nuestra propia mente y que nos tomamos demasiado en serio. Creemos literalmente que todo gira a nuestro alrededor, que aquello que dice el otro tiene que ver conmigo. Es la máxima expresión del egoísmo.

Si alguien dice que no vales nada, está simplemente compartiendo un espejismo de sus propias creencias (o de su mal día), enviándote su veneno o magia negra que puedes o bien aceptar y convertirte en presa de su opinión o bien dejar pasar. Si te enfadas o reaccionas has dado más valor a su palabra que a la tuya, cediste tu poder y te haces daño a ti mismo. Superas el enfado, la molestia, el miedo con la decisión de confiar en ti, de honrarte, valorarte y amarte. Cuando permaneces en el eje del Ser, ningún viento externo puede sacarte de allí.

No tomar nada personalmente te hace inmune al veneno del otro; es una extraordinaria vía hacia la paz interior, la felicidad y la dicha. Puedes afirmar “Manifiesto la intención de darme cuenta de cuándo me tomo las cosas personalmente y soltar el apego a la opinión ajena, permaneciendo en el eje de mi Ser.”

3º ACUERDO

No hagas suposiciones

Tenemos la tendencia a hacer suposiciones y creer en las opiniones propias y ajenas. Nos montamos películas enteras siguiendo guiones ilusorios sin hacer el esfuerzo de verificar los hechos. Su base suele ser la propia inseguridad y suponemos como dice el 2º acuerdo que lo que pasa y lo que se dice tiene que ver con nosotros.

Deducimos que el otro ya no me quiere porque no me saluda ni me escribe. Pensamos que el jefe no nos quiere dar un aumento de sueldo porque no nos invita a reuniones importantes. Juzgamos que no nos quiere fulano porque “no me sonríe cuando lo miro”. Suponemos que nuestra pareja sabe lo que siento y que no hace falta aclarar lo que quiero…

Nos inventamos “certezas” interiores en base a elementos sueltos, comentarios puntuales u opiniones que tienen mucho menos que ver con la realidad que con nuestras propias creencias. El Dr. Ruiz aclara que “Nunca nada que pasa fuera es personal. No saques conclusiones precipitadamente”. En su lugar haz preguntas, indaga, verifica, aclara con las mejores de las intenciones y buena fe. Puedes afirmar de nuevo “Manifiesto la intención de dejar de suponer. Elijo verificar los hechos y pensar positivamente.”

4º ACUERDO

Haz siempre lo máximo que puedas

El último de los 4 acuerdos es una invitación a dar lo mejor que tenemos. No es un pedido de sobreesforzarse. Tiene presente que lo máximo de ti es diferente cada día, según tu estado anímico y la situación presente. Solo tú mismo puedes saber qué es lo máximo que tienes para dar en cada encuentro. Es evidente que te cansas cuando te sobreexiges.

No debes dejar de descansar. A su vez es verdad que te reproches cuando no has dado todo lo que tuviste para dar. La decisión de entregar un 100% de ti, no el 120% ni el 80%, el cien por cien, te lleva a un grado de autosatisfacción muy elevado.

 

Agrego dos parrafos del libro “La Mejor versión de ti” que nos viene de perla aquí:

“Es la actitud del líder consciente que no se preocupa por lo que piensan los demás, sino que solo da lo que le brota naturalmente, siendo fiel a los impulsos de su alma, actuando con coraje, aunque sea en contra de las normas sociales y culturales. Se cae y se levanta. Se cae y se levanta, una y otra vez. Pero no se juzga, lo ve como un juego en el que no se puede equivocar. Usa su fuerza imaginaria para crear visiones inspiradoras, muestra el camino de posibilidades. Su foco está en la concreción de sus sueños. Se convierte en hombre de Acción. Sabe que la inacción es una forma de negar la vida. Una idea sin ser llevada a cabo ya asegura de antemano la ausencia de resultados y recompensas. Es la acción la que hace que el hombre se sienta vivo, honre su Alma y exprese su espíritu.

Al mismo tiempo no se pierde en el hacer, sino que tiene presente el desarrollo de la incondicionalidad de su amor y la potenciación de sus talentos, dones y cualidades. Más allá de sus esfuerzos conoce sus reservas energéticas para dar y observa si su dar le energetiza (y por tanto está equilibrado) o desvitaliza (que implica un posible exceso).”

La mayoría de las personas no cumplen con este cuarto acuerdo porque esperan recibir algo a cambio de su dar. Simplemente no entregan lo mejor de sí. También porque les cuesta horrores enfrentarse con su dolor, su sombra y sus debilidades. Dar un 100% de sí implica no levantar la máscara cuando te sientes vulnerable y quieres llorar, significa no huir o aislarte cuando te ven así o cuando necesitas enfrentar un conflicto delicado. Involucra abrirte a la opinión del otro aunque quizá al principio no la quieras escuchar… es una invitación a considerar la posibilidad de una equivocación propia. Requiere también que puedas decir “no sé” o sostenerte en la tensión de la incertidumbre en los momentos desagradables o difíciles.

El ser consciente no acciona para obtener recompensas, no necesita controlarlo todo… Es fiel a sí mismo, conoce sus flaquezas y puede admitirlas. Elige mostrarse, aceptarse a sí y al presente tal cual se manifiestan. Vuelve con la atención hacia dentro cuando necesita nutrirse. De allí puede elegir ser él mismo, disfrutar de cada situación, volcar su plenitud y autenticidad al hacer. Nunca actúa por obligación, sabe que él está eligiendo en cada momento. Se enfoca en dejar un legado energético y amoroso desde la alegría y riqueza que encontró dentro de sí.

Este cuarto acuerdo no es solamente una clave, es LA clave para la manifestación de temas que pueden tener cierta relevancia para ti: la amistad, la prosperidad o el éxito y la felicidad.

Entonces, ¿qué vas a hacer? ¿Quieres comprometerte con el cumplimiento de estos 4 acuerdos?

¿Cuál es tu decisión?

Un abrazo y bendiciones para ti,

Johannes

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies