¿Te pasa que con los cambios de las estaciones, el venir del frío y de la lluvia también vienen los resfriados, los bajones emocionales, la fatiga y la caída de la productividad o un malestar que justo viene en un mal momento… ?

¿Cuáles son las razones por esta dificultad y cómo salir de este meollo?

En mi caso debo admitir que me cuesta el cambio de una estación en la que estoy naturalmente más activo, energético o creador a una estación más fría y oscura, con días más cortos… Estoy acostumbrado a un ritmo bastante frenético del hacer y ahora es un buen momento para reflexionar si realmente sigo queriendo una vida llena de:

 

  • Constantes exigencias o preocupaciones,
  • Una larga lista de tareas,
  • Un trabajar sin parar,
  • Intentos de resolver problemas ajenos,
  • la atención puesta en satisfacer los deseos de los demás,
  • Un foco incesante en la vida externa…

 

Pero ausente de:

  • Pausas,
  • Espacios del no hacer,
  • Miradas hacia dentro para captar las verdaderas necesidades del propio cuerpo y del Alma,
  • Momentos de un verdadero nutrirse a uno mismo,
  • Encuentros con el otro libre de proyecciones, necesidades, pedidos del ego, la búsqueda de un algo,
  • Caricias y cariños…

¿No te preguntas si el estilo de vida que hemos generado realmente sigue teniendo sentido? ¿Qué clase de vida y día anhelamos de verdad tú y yo?

Reconozco que el condicionamiento del pensamiento colectivo es fuerte, como una corriente de pensar de la que no es fácil desengancharse. Podrían surgir pensamientos como “Ya me gustaría, pero no puedo…” o “Necesito trabajar para ganar mi pan”… ¿Cuál es tu reacción? ¿Es realmente un pensamiento que eliges tener o surgió en automático? Si no nació desde el silencio, probablemente es un pensamiento colectivo que hemos hecho personal, creyendo en él como si no hubiese alternativas. 

Se requiere un esfuerzo mental, el uso de la voluntad para volver a priorizar el propio sentido común, prestar atención a las señales y necesidades del cuerpo y ser fiel a una verdad interior que subyace a los pensamientos de la superficie de la mente.

¿Qué quieres hacer? ¿Seguir las corrientes de los demás y padecer las consecuencias de ponerse mal, enfermarse o estresarse más? ¿O priorizar lo que realmente es lo indicado para ti?

Pensándolo bien, es lógico que no podamos luchar en contra las evidencias de la naturaleza, no podemos pedir al cuerpo estallar de energía creativa, productiva… el invierno invita a ir para dentro, ralentizar el ritmo, bajar los niveles de productividad y exigencias, igual que lo hacen los animales, y darle calor al cuerpo y al Alma. ¡Tú seguramente ya lo haces cuándo te das el permiso de escucharte, ya tienes algunas recetas que siempre te funcionan en invierno! 

Te comparto algunas posibilidades para completar tu botiquín de herramientas invernales. Por supuesto la opción de acurrucarse con la manta y ponerse una buena peli siempre está… Igual hay otras posibilidades que nos vendrían muy bien.

Pero antes de sugerirte cualquier cosa, quisiera que indagues en tu interior, ya que desde allí parte el encuentro con tu necesidad. Respira profundamente y entra en contacto con tu interior.

 

  • ¿Qué necesita tu cuerpo físico en este momento? ¿Qué te pide ahora?
  • ¿Cuál es tu necesidad emocional? Si tuvieses que admitir que necesites algo, ¿qué sería?
  • ¿Cómo te encanta nutrirte, mimarte y cuidarte?

Tomate un tiempo para contestarte estas preguntas. Contempla tus respuestas.

¿Qué realmente hace feliz a tu niño interior?

  • ¿Necesitas un masaje o unos cariños de tus seres queridos?
  • ¿Necesitas retomar un deseo profundo que postergaste hace tiempo?
  • ¿Quieres tomarte un tiempo para conectar más contigo, quizá aprender o profundizar en tus técnicas de meditación o canalización?

¡Quizá quieras comprometerte con algo que te genera mucha alegría interior!

Soluciones prácticas para evitar resfriados

 

  • Las recomendaciones médicas serían:
    • evitar el contagio, lavarse más y mejor las manos (20 segundos y frotando),
    • taparse bien el cuello,
    • evitar fumar y el humo ya que irrita las mucosas de las vías respiratorias,
    • mantener calientes los pies, evitar humedad,
    • no tocarse la cara, sobre todo ojo, nariz, boca,
    • evitar los antibióticos ya que acaban con las bacterias, no los virus y debilitan más al sistema inmunológico.
  • Evitar sudar, usando ropa que facilita que el sudor se exteriorice, no quede pegado en la piel.
  • Beber más líquido de lo normal.
  • Elegir bien la dieta saludable para la estación (cebolla, espárrago, ajos, alcachofa, puerro… con altos contenidos de inulina (fibra que cuida a tus bacterias buenas) o brócoli, remolacha, calabaza, frutos secos y sumar Vitamina C (zumo de naranja, limón, kiwi, hinojo, berros etc.)
  • Aquí adjunto una recomendación de cesta de compra para el invierno según la Medicina Tradicional China:

 

  • Según la Medicina tradicional china es fundamental fomentar el meridiano del riñón en esta época. ¿Cómo lo puedes hacer?
    • Evitar bebidas y comidas frías, elegir calientes.
    • Prevenir el exceso de humedad por un lado en los pies, tratando de mantenerlos bien calientes, pero también evitar la humedad interior (evidenciado por ejemplo por los mocos) prescindiendo de los lácteos. 
    • Debes darle calor a los riñones. Puedes frotarlos, hacerles Reiki, incluso darle un poco de calor con el secador de pelo después de la ducha. 
  • Respirar aire fresco, no quedarse encerrado en casa, ventilar bien las habitaciones.
  • Ir a dormir más pronto, ya que tonifica el yang, evitar las vibraciones digitales de móvil, tele, tablet… antes de dormir para mejorar la calidad del sueño.
  • Masajearse los pies, puedes agregar aceite esencial de ambar para energizar tu raíz aún más.
  • Lavados nasales con agua con sal marina.
  • Hacer uso de la poderosa energía de los minerales y cristales, eligiendo aquellos que más potencian tus chakras inferiores y ayudan a las vías respiratorias:
    • Por ejemplo, puedes usar la Rodocrosita para elevar la energía del 2º chakra o el Jaspe rojo para fomentar la energía del primero. ¡El tema de los cristales es tan fascinante (Compartiremos más acerca de cómo sanar con los cristales en futuras publicaciones, formaciones online y presenciales)!
    • Ten los cristales en tus manos, conéctate con su Esencia y percibe su energía sanadora, entra en contacto sutil y comunica tus necesidades…

Aquí ya tienes una lista de posibilidades bastante amplia. ¿Con qué quieres comenzar? ¿Qué te resulta sencillo y práctico? 

Simplemente prueba y háztelo fácil. 

Me encantaría saber cómo te ha ido. Apreciaría mucho leer tu comentario.

Te envío un cálido abrazo,

Johannes

7 Comentarios

  1. NOELIA

    Muchas gracias

    Responder
  2. Gertrudis Alarcón López

    Muchas gracias por todos vuestros consejos los leo todos, perdona que no responda, ahora no tengo mucho tiempo, un saludo, gracias

    Responder
    • Johannes Uske

      ¡Gracias a ti Gertrudis por estar aquí! Cuenta con nosotros para todo lo que necesites 🙂

      Responder
  3. Mirta

    Muy interesante. Gracias!!

    Responder
  4. Teresa

    Mil gracias por el artículo.
    Me gustaría saber de qué libro están sacadas esas recetas tan maravillosas, en algunas de ellas hace alusión a un número de página para encontrar explicación a un complemento de la receta, por eso lo pregunto.
    Gracias de nuevo

    Responder
  5. Rebeca

    Gracias por todos tus consejos.
    🤗

    Responder
  6. Encarna

    Muchas gracias,
    Lei tus consejos,he intentare llevarlos a cabo ,
    Un gran abrazo de luz

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola, ¿En que te podemos ayudar?