Todos la buscamos, pocos parecen tenerla, ¡Como nos intriga, fascina y llama este misterio de la felicidad! ¿Cuáles son los impedimentos para su manifestación?

La 1a traba es no enfocarse lo suficiente en lo que realmente quieres ver concretado en tu Vida. Solemos pensar en lo que no queremos o no tenemos claro el destino a dónde queremos apuntar con nuestra vida. Falta una firme decisión de realmente ser feliz y crear esta felicidad desde adentro en lugar de buscarla en el afuera, en el trabajo, la pareja, las circunstancias…. ¿Podría ser que en ocasiones prefieres más el confort de lo conocido que lanzarte hacia la inseguridad de la incertidumbre y la potencialidad de lo nuevo? ¿Puede que a veces es más importante evitar el dolor o obtener un alivio instantáneo en vez de arriesgarte a conquistar tus sueños?

Nos desconocemos a nosotros mismos, nuestras sombras, nuestros miedos profundos y resistencias, y a nuestra mente y los patrones de nuestra personalidad… por eso nos cuesta ser felices. Veamos algunas otras trabas claves:

2. Tener asuntos pendientes, temas importantes sin concluir y cerrar. Una vez que has hecho un acuerdo contigo, no importa si era “voy a casarme con…”, “me comprometo conmigo y practicaré deporte” o “contesto un mensaje en Facebook”, tu mente te lo hace recordar hasta que terminas aquello con lo que te has comprometido o llegas a un nuevo acuerdo, por supuesto en los momentos que menos lo necesitas. Entonces, te toca “cerrar las puertas” de situaciones, relaciones y acuerdos viejos que ya no les corresponde estar en tu vida. Es decir abrir las conversaciones pendientes, marcar los límites (de modo adecuado) y terminar las cosas pendientes que te drenan de energía.

  • Ejercicio práctico: ¿Qué tarea particular te quedó pendiente y sabes que necesitas realizar sí o sí? ¿Cuándo la vas a hacer?

3. No aceptar el momento presente tal cual es. Solemos resistir a aquello que no nos gusta y generar dolor y sufrimiento en vez de enfrentar los problemas con coraje y determinación. Lo mismo vale para nuestras debilidades. Solo haría falta hacernos cargo de nuestros lados flacos, aprender a aceptarlas y superarlas. Debajo de las aparentes debilidades esperan nuevas fortalezas a ser despertadas y desarrolladas, entonces la debilidad no es “mala”, sino una simple invitación para crecer y madurar. El momento presente nos conecta con las sincronicidades y la fuerza de la vida cuando prestamos atención a los impulsos internos, la intuición y las señales de la vida.

4. Tener miedos y temores que nos bloquean. En general evitamos observar nuestra sombra y nuestros miedos, temiendo que podremos encontrar cosas feas y desagradables. Con esta estrategia de evasión acentuamos el problema. Cuando nos animamos a observar el tema con sinceridad y apertura, muchas veces nos sorprendemos que somos capaces de “mirar el demonio en los ojos” y que este simple hecho de enfrentar lo que haya que enfrentar es la pieza clave para su disolución.

  • Ejercicio práctico: ¿Qué temor te frena a la hora de darte a conocer tal cual eres? ¿Qué beneficios te daría enfrentarlo? ¿Qué consecuencias negativas experimentas por no desafiar tu miedo? ¿Qué hay detrás del temor, que lo subyace? Haz la prueba, contesta a las preguntas y verás cuán fácil puede ser estar bien.
  • Para ir un paso más, la técnica del 3-2-1 te ayuda a superar cualquier miedo sencillo o complejo, aquí el link.

5. Sobreexigirte o no amarte tal cual eres.  No te ayuda no quererte. El exceso de exigencia y control te impide la manifestación de la felicidad. Con un poco más de cariño hacia ti mismo y la decisión de declararte aprendiz ante la vida andarías mucho más liviano. Formaciones como el Coaching te ayudan mucho en este sentido.

6. Falta de sanar las heridas del pasado. Si reaccionamos “mal”, es porque todavía no hemos podido cerrar heridas emocionales y perdonarnos a nosotros mismos y/o a los demás por aquello que no salió como queríamos. La psicología, técnicas del Perdón y de la liberación del dolor nos son útiles aquí. Para temas complejos como los familiares, las constelaciones familiares son una alternativa poderosa.

7. La desconexión con el niño interior. Todos llevamos dentro ese niño y si lo llamamos cerca en nuestra imaginación, nos daremos cuenta cómo de está. Si está lejos, triste, temeroso o alegre. La sanación de ese niño interior y reconexión con su frescura, inocencia y juego son fundamentales para la expresión de la felicidad.

8. No hacerte cargo de tu luz y verdadera capacidad. Ya es difícil hacerse cargo de las debilidades, pero muchas veces es aún más difícil hacerse cargo de la verdadera luz propia, de los dones, talentos y todo lo que tenemos para dar. Ya es hora, no dejes de valorarte jamás. El mundo necesita tu aporte.

9. No reconocer tu propia plenitud y completitud. La mayoría de nosotros nos vemos incompletos. Aparentemente nos faltan cosas o ciertas características, pero solo porque no hemos descubierto la riqueza interior. Y nos cerramos a recibir la benevolencia del universo, porque creemos que tenemos que dar para recibir, o que no somos merecedores del amor, de la riqueza, del dinero… Es posible aprender a abrirnos al afecto y la abundancia que la Vida nos quiere brindar, que es siempre más que suficiente. Recordando quienes somos en esencia y practicando la sinceridad, el silencio, la intención sana y la acción coherente no cabe duda que disfrutaremos del gozo de esta riqueza. Solo hace falta soltar la queja, la crítica, la comparación y el lugar de víctima, y hacernos protagonistas del guion de nuestra vida, que indudablemente estamos escribiendo todos los días.

Y ¿qué hace falta hacer para ser feliz y sostener la felicidad?

Es la típica pregunta de la mente que necesita comprender y que esté lleno de apegos. Es mucho más importante soltar las capas del condicionamiento del pasado, las heridas, las máscaras y caparazones que meter conocimientos nuevos o hacer algo que te cure milagrosamente.

Si quieres hacer algo útil puedes practicar el desapego para soltar los bloqueos, trabas, temores y problemas. Aquí tienes un link al Método Sedona que te enseña cómo hacerlo (con audios gratis para descargar) o bien realizar los ejercicios sugeridos anteriormente. Como alternativa puedes conectarte con tu esencia a través de la lectura de Registros Akáshicos, la canalización terapéutica.

Es importante discernir la diferencia entre tu Esencia y personalidad. A tu Esencia le falta absolutamente nada para ser pleno, rico o feliz. La personalidad puede necesitar la sanación y requerir realizar los aprendizajes pendientes. Y sería muy importante que puedas abrirte a la posibilidad de atender lo prioritario… no postergar lo que tu Alma te reclama.

Ideas, sugerencias y herramientas ya tienes. La siguiente pregunta sería: ¿Qué vas a hacer? ¿Con qué estás comprometido realmente?

Te invito a a ver las oportunidades actuales de nuestro acompañamiento en tu proceso de crecimiento, puedes dar clic aqui:

Ofertas recientes para tu Crecimiento

Johannes Uske

¿Qué son los Registros Akáshicos?

¿Cómo aprender a canalizar y leer los Registros Akáshicos?

error: Content is protected !!
Abrir chat
Hola, ¿En que te puedo ayudar?
Hola,
¿En que te puedo ayudar?