133158300366652

¿Cuál es el fundamento para una exitosa creación de la realidad propia?

Hay una preciosa parte sabia, conectada y plena dentro de ti que sabe perfectamente qué es lo que necesita la manifestación de tu anhelo. Intuyes perfectamente que el comienzo de tu esfuerzo creador ha de ser tú mismo, debe comenzar en tu corazón, tu eje, la unión con la dimensión profunda de tu propio Ser.

Cuando tu acto creador nace del silencio, el amor o el entusiasmo, cuenta con una base muchísimo más poderosa que cuando tu esfuerzo surge de la necesidad, la preocupación, la escasez o el deseo meramente mental.

Tu sabes que tu manifestación consciente coge fuerza cuando sales de la ingestión de información y comienzas a poner en práctica aquello que resuena en el corazón. Vayamos entonces a lo que puedes hacer de modo concreto:

  1. Consigue una idea o imagen mental muy clara acerca del resultado último de lo que quieres conseguir.
  2. Identifica el sentimiento que quieres sentir al estar en el momento de la realización de tu objeto de deseo.
  3. Entra en el escenario de ya tener, ya ser, ya experimentar aquello que anhelas.
  4. Vívelo con intensidad, presencia y amor.
  5. Potencia este sentimiento positivo, siéntelo más, expándelo, ábrete al disfrute de la experimentación de la plenitud implicada.
  6. Verifica cómo te hace sentir y si hay otro sentimiento atrás que representa aún más el núcleo de lo que realmente quieres.
  7. Registra tus aprendizajes, nota aquello de lo que te das cuenta, lo que estás asimilando y aprendiendo, tanto de ti mismo, cómo del proceso de esta creación, de tu facilidad o dificultad de la práctica.

Aquí ya tenemos una práctica básica de extraordinario poder que te lleva a la potenciación de tu capacidad manifestadora.

Si te gusta este tipo de instrucciones para saber claramente qué hacer, puedes profundizar en el proceso de la manifestación consciente viendo los 7 Pasos Maestros de la Creación de Realidad.

¿Qué más es de fundamental importancia para poder ser un creador consciente?

 

No puedes ser un buen manifestador sin estar firmemente arraigado en tu identidad esencial que tiene experiencia en la desidentificación de tu pensamiento y sentimiento. Mientras que tomas demasiado en serio lo que piensas y sientes y no fomentas la capacidad de la observación consciente de lo que ocurre dentro de tu cabeza y dentro del cuerpo, mediante la meditación o las prácticas de mindfullness o de conciencia corporal (u otras disciplinas del desarrollo de la conciencia similares), no podrás desarrollar la influencia y el poder creador que quisieras.

Cuánto más claro tienes que no eres tu pensamiento, ni la emoción, ni el cuerpo y más logras habitar en la dimensión de la conciencia, más facilidad tendrás en tu proceso creador. Al mismo tiempo recordemos que esta desidentificación o búsqueda espiritual no debe alejarnos de una implicancia plena en la vida terrenal. A contrario, la determinación de tener los pies firmemente en la tierra y de encarnar las propias cualidades divinas en la vida práctica y cotidiana nos otorga la fuerza vital y la motivación para poder crear los cambios que vinimos a dejar aquí en la Tierra. Y no hace falta que sean cosas espectaculares. Son las aportaciones pequeñas que en la suma hacen toda la diferencia.

De la misma manera confluyen otros factores en la calidad de tu creación: la fuerza de tu intención, tu estado emocional o vibratorio en el momento de la creación, tu punto de atracción etc.

La mejora de tu capacidad manifestadora requiere del entrenamiento consciente de tus aptitudes para contar con la preparación física, energética, emocional, mental y espiritual necesaria para influir poderosamente en tu realidad.

 

Requisitos para la Creación de la Realidad

En específico, necesitas un excelente dominio sobre:

  • tu foco y atención,

  • tu estado interior y emocional,

  • la profundidad de tu enraizamiento,

  • la calidad de tu respiración pránica,

  • la elevación consciente de tu nivel energético y vibratorio,

  • la alineación con la frecuencia, la emoción o el color requerido para la creación anhelada,

  • entre otras cosas.

Pero no nos agobiemos con tantos conceptos o aprendizajes pendientes. Relájate. Eres perfecto y precioso tal cual eres. Y te mereces reconocer el gran recorrido que ya has hecho. En esencia, no te falta absolutamente nada. Un mimo de autoreconocimiento te hace mucho bien y conviene otorgártelo.

Al mismo tiempo está claro que aun así hay muchas cosas que podemos mejorar y aprender para seguir creciendo. Por tanto, realicemos un solo aprendizaje puntual el día de hoy. Volvamos a la parte práctica para que puedas empezar a tener un impacto o cambio real a partir de la información que recibes aquí.

Pon en práctica los 6 pasos mencionados arriba. Si ya lo has hecho, vuelve a pasar por ellos. Para la mente creadora toda práctica es enteramente nueva y diferente. La mente atenta no se aburre nunca, solo la mente desconectada de la fuente, desconectada del niño interior espontáneo, se aleja del asombro de la novedad de cada momento presente.

Y otro día continúas con otra pieza de este hermoso puzle de la Manifestación Consciente.

¿Cómo te imaginas verte fuerte y altamente capaz en el Arte de la Creación de Realidad?

Tómate un instante para visualizarte incorporando nuevas técnicas, mejorando tus capacidades y formándote para crear los escenarios de vida que tu corazón anhela con nuevos niveles de fluidez y confianza.

Te mando un fuerte abrazo,

Cuídate mucho,

Johannes

error: Content is protected !!
Abrir chat
Hola, ¿En que te puedo ayudar?
Hola,
¿En que te puedo ayudar?